viernes, 10 de abril de 2009

A las abuelas


Llevaba tiempo queriendo hacer un post sobre mi abuela Jesusa, que es la señora que aparece en la foto vistiendo a su nieta (servidora) al calor de la cocina de leña. Me pusieron en sus manos a los pocos días de nacer y me cuido con esmero hasta que con dos años mis padres pudieron regresar de Alemania. Que decir tiene que esta foto es sagrada para mi y la tengo enmarcada en mi dormitorio (siempre muy cerquita) como si sólo su presencia me tranquilizara y al mismo tiempo me recordara tantas cosas difíciles de describir: su voz, su mirada, su olor, sus manos ásperas de trabajar en el campo pero suaves al mismo tiempo, su entrega....y sobre todo, de cuanto se puede dar teniendo tan poco. Me recuerda quien soy, de dónde vengo y a dónde voy como dice el refrán. Ahhhh y qué los niños tienen memoria. Quizá en otro post me anime a contar la historia de esta foto con alma, pero eso será otro día. Hoy sólo quiero que sirva de homenaje sentido a todas las abuelas: las que están y las que ya no están pero que siempre, siempre recordaremos.

Hoy una amiga y compañera de "andanzas magisteriles" como a mi me gusta llamarlas ha perdido a su abuela a la que estaba muy unida. Cuando la he ido a ver al tanatorio me ha dicho qué ya no le quedaban lágrimas...pero ella sabe que ha sido lo mejor, después de unos días crueles en el hospital (la muerte debería ser como sumirse en un sueño profundo y suave, como en las películas, verdad?? ). Me quedo con tu mirada tranquila Raquel recordando lo mucho que la besaste. Recuerdo cuando me contabas que entre sus últimas "rarezas" sólo quería que la bañaras tú. En verdad era una mujer inteligente tu abuela, sabía que nadie mejor que su nieta especial, que conocía perfectamente detalles como calentar bien el baño, la temperatura del agua, la toalla ... para bañarla. Me quedo con eso, y con las mil y unas veces que le demostraste lo mucho que la querías. Por que al final, al final de todo, eso es lo único que cuenta.
Bicos moitos Raqueliña!!

Y como hoy va de recuerdos:

10 comentarios:

Inma dijo...

Ayyyy M Carmen, que bonito todo lo que dices y todo lo que sientes!!!!
Es curioso porque últimamente empiezo a pensar en ser abuela. No creo que mi hija tenga mucha prisa, la verdad, pero por su edad (casi 22 años), yo podría serlo perfectamente.
Ayy cómo voy a mimarlos!!!!

Ana dijo...

La foto es de exposición. Yo ya la conocía, claro (de hecho la señora de la foto es bisabuela de mis hijos), y doy fe de que preside su habitación.
Yo siempre presumo de haber disfrutado de mis cuatro abuelos. Ahora solo conservo a mis dos abuelas que ,como ya os imagináis por el título de mi blog, son muy especiales para mi.
Me entristece saber que tengo el tiempo limitado con ellas, por eso tengo que disfrutarlas a tope, porque sé que cuando no estén voy a echar de menos los golpazos cariñosos de la mano artrítica de Benita, y las largas conversaciones sobre muchas cosas con Nicolasa(y sus rascaduras de espalda). Por eso este post me resulta tan bonito. Estamos esperando fervientemente que ahondes en la foto (aunque yo ya me sé la historia), pero tienes mucho que contar sobre eso y la emigración de tus padres. ¡Anímate y no lo dejes pasar!.
Besos, y un saludo para la abuelita Inma Arán (jijijiji, es que te estoy viendo).

BLAS dijo...

La verdad es que la foto es tan preciosa que se podría sacar un cuadro de ella. Un motivo ideal para un óleo, y no es coña, de verdad... Me ha encantado.
Respecto a los abuelos, yo no he tenido vuestra suerte, personalmente mis abuelos no han sido ideales precisamente. Ni por parte de padre ni por parte de madre, y no tengo ningún recuerdo bueno ni entrañable respecto a ellos. Mi abuelo paterno siempre fué a su bola y pasaba. A mi abuela paterna no le agradaba mi madre, y por ende, yo tampoco. A mi abuelo materno no lo conocí, y mi abuela materna siente adoración por mis primos porque todos tienen los ojos de su difunto marido (mi abuelo) azules verdosos, mientras que mi hermana y yo los tenemos negros (en mi caso), y marrones (en el caso de mi hermana). Es ridículo, pero es la realidad. De modo que a mí mis abuelos/as como que me dan igual. De hecho solo me queda una, la materna. Y aunque suele llamar a nuestros primos incluso a París o Berlín, tanto a mi hermana como a mí, pueden pasar meses o años sin saber de nosotros. Hasta se olvida de las fechas de nuestros cumpleaños (no de las de los demás), y si se puede ahorrar un regalo mejor, de modo que le viene bién eso de que estemos lejos... Sinceramente, no echo en falta a los que ya se fueron, ni echaré en falta a la que me queda. En fin, cosas de familias, que en todas cuecen habas...

Luchete dijo...

Diosme ha emocionado este post MªCarmen... sólo he conocido a una abuela en mi vida ( materna) y, sin duda, es la persona q másmeha enseñado...de la q más he apendido....dios me he emocionado....era tan especial...

Gracias por este post...gracias.

Mª Carmen dijo...

Bueno por partes:

-Inma vas a hacer una abuela estupenda (eso sí por ahora te veo superjoven!!! y creo que tu hija hace muy bien en esperar.

-Ana no te digo nada nuevo disfruta muchísimo de tus abuelas (son para comérselas).

-Blas yo quise a mis abuelos, pero esta abuela es algo especial para mi (y lo que está claro es que el roce hace el cariño-así que es normal tu indiferencia hacia los tuyos ya que no ha habido contacto alguno)

-y por último, me alegro de que os haya gustado porque para mi es algo muy especial


Bicos moitos

BLAS dijo...

He entrado otra vez en este post porque realmente es una foto bonita y quería volver a mirarla. No me extraña nada que la tengas enmarcada y puesta en tu cuarto, porque si encima es una persona tan querida para tí, ya es el colmo... Saludos!!

YAMIL CUELLAR dijo...

Hola Carmen, es inevitable pensar en esos seres especiales que nos marcan la niñez con ternura. Me llevas a pensar en mi abuela, que como tú, guardo sus retratos, recordándo mis travesuras, mis noches, los sabios consejos que me dio de la vida. Dejé una respuesta a tu comentario en mi blog. Saludos cubanos desde Texas.

Luchete dijo...

He vuelto a releer este blog y,como la semana anterior,me ha vuelto a emocionar....

Un abarzo,buena semani!

Susana dijo...

Que bonito post!!!! Yo ya no tengo abuelos ni abuelas pero disfruto viendo la relación que tienen mis hijas con sus abuelos.
Al ser maestra veo diariamente la labor que hacen los abuelos todos los días (yendo a buscar y recoger a los niños, encargándose de ellos...) aunque ese quizás sería otro tema de reflexión porque... los abuelos son abuelos y su misión es mimar y malcriar no educar y ultimamente la situación laboral de sus padres les deja "tareas" que no son suyas.
Bueno, al menos esa es mi opinión.

Mª Carmen dijo...

Estoy de acuerdo contigo Susana...hay abuelos totalmente sobrecargados, cuando tendrían que estar ahí sólo para ayudar y momentos puntuales...y sobre todo para disfrutar de sus nietos.

Por cierto me alegro un montón de verte por estos lares (se te echaba de menos)

bicos moitos