miércoles, 13 de mayo de 2009

Para tocar el cielo


Dicen que Stella Adter, profesora de teatro en los años 50 propuso a sus alumnos que se comportaran como gallinas amenazadas por una bomba. Todos sus pupilos se entregaron a un delirio de aleteos y cacareos. Todos excepto un tipo con pinta de vagabundo que permaneció en cuclillas en un rincón. Era Marlon Brando, que se limitaba a hacer lo que cualquier gallina que afronta una situación de emergencia...: poner un huevo. De alguna manera en aquella esquina comenzó a germinar el mito de Marlon Brando. Y todo esto viene a cuento porque llevo una temporada sintiéndome por diversas razones que ahora no vienen a cuento como una gallina que afronta una situación de emergencia (aunque eso ya lo explicaré en otro post). Pero me hace pensar que apreciar lo gris, lo cotidiano, y exprimir sus matices es nuestro gran y definitivo desafío. Es complicado pero heroico abrir brechas en un cielo gris por el que se destile la luz en las tormentas. Volver como siempre a la esencia de los sentimientos sin edulcorantes.

Cada momento de mi historia personal podría llevar asociada una canción, una voz, hoy no me sacaba de la cabeza el sitio de mi recreo de Antonio Vega, aunque al final de este día lo que realmente necesite es...tocar el cielo.

9 comentarios:

BLAS dijo...

Hola Mª Carmen! No conocía esa anécdota sobre Marlon Brando, estupenda, ya se notaba entonces que tenía algo más que los demás... Aparte de guapo, inteligente. Y cuando puedas ya nos contarás qué tal estás para sentirte tú cual gallina... Besos!!

Inma dijo...

¡Qué guapísimo Marlon Brando!!! Es que no conozco una mujer que no diga lo mismo. Era muy intenso.
Precioso el vídeo que has puesto.

Ana dijo...

Es mi canción preferida de Tontxu. No sé qe le ha pasado a este chico, que prometía y ahora no saca nada.
Ánimo mujer, que ya queda menos!
Bs

Shirat dijo...

Nos dejas en ascuas, Carmen. Espero que ese huevo que estás poniendo salga pronto y puedas estar más tranquila.

En cuanto a Brando, Inma ya conozces a una mujer a la que no le gusta. Yo. Nunca me ha parecido guapo. Ni siquiera atractivo. En fin, supongo que sobre gustos no hay nada escrito.

Susana dijo...

Me encanta ese comentario que has hecho sobre apreciar lo cotidiano. Creo que es una acto de auténtica heoricidad que pasa totalmente desapercibido. Yo creo como tú que las "trincheras" están aquí, en el día a día, en la rutina, aquí es donde es más dificil todo. Y la vida a veces se hace más dura. Cierto, somos unos privilengiados, pero lo que quiero expresar es que hay veces que nos fijamos en vidas de políticos, mensajeros de la paz, misioneros o activistas que nos dejan con la boca abierta, cuando yo pienso, que aunque haya sido dura la decisión de tomar ese camino, una vez en él, es como más fácil, que aqui en medio de la rutina a veces las cosas se hacen más dificiles... ay, que mal me explico. Bueno, lo intentaré en un post.
Muchas gracias por tu comentario Mari, me ha gustado mucho y espero que todo vaya bien y dentro de poco nos puedas contar cómo salió el sol a través de las nubes.

mamiago dijo...

Y los nominados son... tienes toda la información en este enlace:
Concurso de corto sobre los derechos de los niños. (Estáis al final de todo)Besos.
Inés.

Luchete dijo...

Gracas por tus ánimos ( por elomentario en el blog...)....

Muy bueno el video q has puesto,meha encantado....te reporto todala tranquilidad delmundo....

Un abrazo grande, buen finde!

YAMIL CUELLAR dijo...

Maravillosa la anécdota y tu comentario al respecto. Siempre existe la diferencia. Perdona que haya estado ausente de tu blog: el tiempo y la vida, que juegan juntos para cegarnos ante el reloj. Un saludo!

Mª Carmen dijo...

Pues a mi me pasa lo mismo, Yamil ando superliada pero pronto espero tener un poco de tiempo para mi y para mis blogs amigos,

Un saludo